¿Las medidas actuales de los "protocolos de bioseguridad" son eficientes y efectivas?

 La alcaldesa Claudia López dice que sus análisis en el muestreo de los centros comerciales, en la toma de la temperatura arrojó que entraron a estos centros comerciales alrededor de 42 millones de personas a las que se tomó en termómetros, muchos de ellos sin calibrar, la temperatura, arrojando como resultado que solo a 9 personas se les detecto una ligera alza en su calor corporal.

Era impensable hace 11 meses que la vida nos fuera a cambiar tan drásticamente, en algunos medios de comunicación se escuchaban las lejanas noticias que había un virus que podría afectar el planeta. Los países europeos fueron los primeros en adoptar medidas y en sentir sus muertos; países como Italia y España se vieron enormemente afectados.
La entrada del virus a Colombia llegó por avión, vino de Europa y empezó todo un proceso no solamente de salud pública sino en la cuestión política que se vio enormemente beneficiada, los acontecimientos que se veían venir por las diferentes protestas que se habían dado el año anterior a la pandemia, o sea el 2019, tenían el termómetro elevado sino hubiese llegado el “Bicho 19” pues de seguro se habrían presentado permanentes marchas de protesta con la consecuente represión por parte de Estado.


En mi opinión la pandemia trajo consigo aplacar los ánimos, acallar un poco las discusiones en torno a las desigualdades y a los malos manejos por parte del establecimiento. Ahora, 11 meses después de haber sido adaptadas tantas medidas de prevención para que la gente no se viera contagiada, se hacen muchos análisis a la hora de hablar de este tema ¿Cuántos muertos por coronavirus ha  dejado la pandemia? ¿Cómo está el sistema de salud hoy de los colombianos o de los latinos e incluso del mundo con relación a las otras enfermedades que venía padeciendo el ser humano? Serán sin duda los análisis que estarán haciendo los expertos a estos y a muchos otros interrogante. 


Las últimas informaciones de los epidemiólogos nos dicen que las medidas tomadas de bioseguridad y que aún se siguen manteniendo, deben ser revisadas pues algunas resultan bastante exageradas después de 11 meses. Se le dio la facultad a mucha gente sobre todo a las personas que controlan las entradas de los centros comerciales edificios, conjuntos de viviendas, urbanizaciones y demás para que implementarán aquellas medidas que, entre otras, siguen aplicando como: la toma de temperatura, la sacudida de las suelas de los zapatos en unos tapetes y rociar cuáles plantas humanas con aguas y desinfectantes a todos los transeúntes a todos los seres humanos. Hoy esos expertos epidemiólogos han pedido que se revisen estas normas inservibles que en su momento por el pánico generalizado de la pandemia fueron tomadas.

Debo decir que cuando tuve el coronavirus, fuerte, y sin duda un episodio para no repetir, nunca tuve fiebre, la empresa prestadora de salud que me atendió, en mi casa, todos los días, me hizo tomar la temperatura cada rato durante los casi 28 que estuve aislado; me dejaron además un termómetro muy moderno para que me la tomara. Hoy he revisado ese registro y nunca la temperatura me subió a más de 36.5 grados. Si hubiese querido salir a la calle, a los supermercados a abastecerme me hubiese causado mucha gracia o mejor mucha ironía, ver al pobre sujeto de la vigilancia ponerme el termómetro y yo con coronavirus entrar.


-Señor, su temperatura es de 35.7. Me ha pasado además que hoy después de 4 meses de haber tenido el coronavirus, en muchos de los sitios a los que entró me dicen: -su temperatura es de 34 grados o de 33 grados; ¡caramba! digo, parece que estoy muerto. Lo que quiero significar con esto es que la medida ha sido poco benéfica y si molesta a la hora de ir a comprar.
Preguntándole al mismo vigilante ¿Cuántas personas ha detectado usted con su termómetro y les ha impedido la entrada por tener una temperatura elevada? -Ninguno señor y si le molestan tanto las medidas pues no entra y punto- han sido las respuestas.


Hoy la sociedad científica ratifica que esas medidas deben cambiar urgentemente, pero por supuesto usted debe seguir con cuidado y celo las 3 más importantes: usar un tapaboca adecuado, lavarse las manos permanentemente y mantener la distancia con personas con las que no tenemos contacto todos los días. Por último, los expertos recomiendan la ventilación y el flujo de aire permanente en sitios por supuesto cerrados para que circule el aire. Aún los seres humanos estamos aprendiendo de este fenómeno un año después.


La vida nos cambió la manera de ver las cosas, la manera de sentir a los otros, la manera cómo se han ido algunos de nuestros más queridos y sentir que la muerte ronda baila y se divierte al son del bicho19.
Ahora a esperar las dichosas vacunas, 7.673 vacunas son las primeras que se aplicaran en Bogotá. Pero apostamos a que la vida siga para muchos, que continúe sin enfermedad y que el sistema de salud malo o regular, no colapse por otras epidemias, siguen latentes las de antes del SARS-CoV-2 o Covid19 .