EL CORO HIJOS E HIJAS DE LA PAZ LLEVAN UN MENSAJE DE RECONCILIACIÓN A EUROPA.

Este viaje no solo es una oportunidad para estos jóvenes músicos, sino también un ejemplo inspirador para todos aquellos que creen en la música y el arte como herramientas poderosas para la transformación social.

Por: Carlos Humberto Arango 

Los niños y jóvenes del Coro Hijos e Hijas de La Paz provienen de familias que vivieron el conflicto armado que azotó a Colombia durante casi 60 años. Hoy, estos niños son un símbolo de paz y esperanza para todos, demostrando que es posible superar el pasado y construir un futuro lleno de armonía y reconciliación. Su viaje a Bélgica es un ejemplo inspirador para el mundo entero, mostrando cómo las nuevas generaciones pueden transformar el legado de violencia en una cultura de paz.

Este es un acontecimiento histórico para la música y la paz en Colombia, 18 niños, niñas y jóvenes del Coro Hijos e Hijas de La Paz de la Filarmónica de Bogotá han partido hoy hacia Amberes, Bélgica. Este viaje, apoyado por el Programa Presidencial Sonidos para la Construcción de Paz y la Asociación Nacional de Música Sinfónica de Colombia, marca un hito en los esfuerzos de Colombia por promover la paz y la reconciliación a nivel internacional.

El aeropuerto El Dorado de Bogotá fue el escenario para que estos jóvenes artistas ofrecieran una emotiva presentación de despedida ante medios de comunicación y familiares y firmantes del acuerdo de paz con la extinta guerrilla de las Farc. Esta actuación no solo fue una muestra de su talento, sino también un preludio de la misión cultural y diplomática que les espera en Europa.

El coro tendrá el honor de participar en la llegada del buque Gloria a Bélgica, donde se encontrarán con aprendices de la Armada Nacional. Juntos, en el puerto de Amberes, transmitirán un poderoso mensaje de paz y esperanza al mundo. Esta colaboración entre músicos y marinos colombianos simboliza la unión y el esfuerzo colectivo en la construcción de un futuro mejor para todos.

El Programa Presidencial Sonidos para la Construcción de Paz, en colaboración con el viceministerio de las Artes y la Economía Cultural y Creativa y el Ministerio de Educación, ha sido clave en la preparación de estos jóvenes. El programa busca fomentar las culturas de paz a través del arte y la música, promoviendo la diversidad y garantizando los derechos culturales.

La elección de Bélgica no es casual; es un reconocimiento al apoyo del Consejo y el Parlamento Europeo al Acuerdo de Paz colombiano. Este viaje sigue a la impactante presentación del coro ante el Consejo de Seguridad de la ONU en Bogotá, consolidando su papel como embajadores culturales de Colombia.

Con el respaldo de entidades como la Filarmónica de Bogotá, la Embajada de Colombia en Bélgica, la Fundación Ford, y donaciones del Aeropuerto Internacional El Dorado y el Centro Comercial Gran Estación, el coro ha realizado más de 30 presentaciones en escenarios nacionales e internacionales. Cada actuación reafirma su compromiso de llevar mensajes de esperanza y reconciliación, sin banderas políticas, más allá de las fronteras colombianas.

La partida del buque Gloria el pasado 1 de mayo, con 88 tripulantes y 73 alumnos de la Escuela Naval de Cadetes 'Almirante Padilla', es parte de un recorrido por Estados Unidos y Europa que refuerza los lazos entre los firmantes de paz y la Armada Nacional.

Fotos y videos suministrados por la OFB, edición equipo de www.canal724.com

 

 

EL CORO HIJOS E HIJAS DE LA PAZ LLEVAN UN MENSAJE DE RECONCILIACIÓN A EUROPA.

EL CORO HIJOS E HIJAS DE LA PAZ LLEVAN UN MENSAJE DE RECONCILIACIÓN A EUROPA.

Este viaje no solo es una oportunidad para estos jóvenes músicos, sino también un ejemplo inspirador para todos aquellos que creen en la música y el arte como herramientas poderosas para la transformación social.

Por: Carlos Humberto Arango 

Los niños y jóvenes del Coro Hijos e Hijas de La Paz provienen de familias que vivieron el conflicto armado que azotó a Colombia durante casi 60 años. Hoy, estos niños son un símbolo de paz y esperanza para todos, demostrando que es posible superar el pasado y construir un futuro lleno de armonía y reconciliación. Su viaje a Bélgica es un ejemplo inspirador para el mundo entero, mostrando cómo las nuevas generaciones pueden transformar el legado de violencia en una cultura de paz.

Este es un acontecimiento histórico para la música y la paz en Colombia, 18 niños, niñas y jóvenes del Coro Hijos e Hijas de La Paz de la Filarmónica de Bogotá han partido hoy hacia Amberes, Bélgica. Este viaje, apoyado por el Programa Presidencial Sonidos para la Construcción de Paz y la Asociación Nacional de Música Sinfónica de Colombia, marca un hito en los esfuerzos de Colombia por promover la paz y la reconciliación a nivel internacional.

El aeropuerto El Dorado de Bogotá fue el escenario para que estos jóvenes artistas ofrecieran una emotiva presentación de despedida ante medios de comunicación y familiares y firmantes del acuerdo de paz con la extinta guerrilla de las Farc. Esta actuación no solo fue una muestra de su talento, sino también un preludio de la misión cultural y diplomática que les espera en Europa.

El coro tendrá el honor de participar en la llegada del buque Gloria a Bélgica, donde se encontrarán con aprendices de la Armada Nacional. Juntos, en el puerto de Amberes, transmitirán un poderoso mensaje de paz y esperanza al mundo. Esta colaboración entre músicos y marinos colombianos simboliza la unión y el esfuerzo colectivo en la construcción de un futuro mejor para todos.

El Programa Presidencial Sonidos para la Construcción de Paz, en colaboración con el viceministerio de las Artes y la Economía Cultural y Creativa y el Ministerio de Educación, ha sido clave en la preparación de estos jóvenes. El programa busca fomentar las culturas de paz a través del arte y la música, promoviendo la diversidad y garantizando los derechos culturales.

La elección de Bélgica no es casual; es un reconocimiento al apoyo del Consejo y el Parlamento Europeo al Acuerdo de Paz colombiano. Este viaje sigue a la impactante presentación del coro ante el Consejo de Seguridad de la ONU en Bogotá, consolidando su papel como embajadores culturales de Colombia.

Con el respaldo de entidades como la Filarmónica de Bogotá, la Embajada de Colombia en Bélgica, la Fundación Ford, y donaciones del Aeropuerto Internacional El Dorado y el Centro Comercial Gran Estación, el coro ha realizado más de 30 presentaciones en escenarios nacionales e internacionales. Cada actuación reafirma su compromiso de llevar mensajes de esperanza y reconciliación, sin banderas políticas, más allá de las fronteras colombianas.

La partida del buque Gloria el pasado 1 de mayo, con 88 tripulantes y 73 alumnos de la Escuela Naval de Cadetes 'Almirante Padilla', es parte de un recorrido por Estados Unidos y Europa que refuerza los lazos entre los firmantes de paz y la Armada Nacional.

Fotos y videos suministrados por la OFB, edición equipo de www.canal724.com

 

 

Ultimas Noticias